LA RED 4G LTE DE PERSONAL LLEGA A LA QUIACA

El Grupo Telecom inauguró en el Cerro Tres Cruces el servicio 4G LTE de Personal, posiblitando por primera vez la llegada de banda ancha móvil hasta el extremo norte de la Quebrada de Humahuaca.

Casi como la ruta 40, la prestación de este servicio conecta ahora al país desde la Quiaca hasta Ushuaia. Pequeñas localidades regionales ya pueden acceder a comunicaciones móviles de última generación y sus potencialidades de crecimiento. Este despliegue tecnológico requirió la construcción de un muy innovador sistema de radioenlace digital: un espejo pasivo que actúa de reflector del haz electromagnético, permitiendo aumentar el ancho de banda a través del radioenlace.

infografia-la-quiaca_tres-cruces-03

Su construcción supone un trabajo impresionante a más de 4000 metros de altura que logra unir las localidades de Santa Ana y Tres Cruces, separadas por enormes montañas norteñas.

La obra forma parte del programa estratégico de inversiones del Grupo Telecom, destinado al desarrollo de tecnología 4G y de la red fija en todo el país.

CONTRA LOS SÍ CRIMINALES

¿Existe alguna manera más efectiva que otra de decir que no?

Hace un par de domingos, desde su columna, Sergio Sinay escribía sobre la importancia de saber decir que no. “Cuando el no se calla para evitar problemas, se transforma en fuente de nuevas dificultades. El sí fácil puede deberse al deseo de agradar, a la necesidad de ser querido, a no poder sostener argumentos, a evitar compromisos y hasta a la pereza mental. Cuando existe el no, el mismo sí deja de ser un reflejo automático”, describía, entre otros conceptos.

Su columna me llevó a pensar en la cantidad de veces que dije sí este año, que terminaron hiriendo a otros sí previamente asumidos y, especialmente, en cómo afectaron mi búsqueda de equilibrio entre el trabajo, descanso y tiempo creativo. Y recordé dos frases que me dijeron sendos amigos en los últimos días: “Basta de sí criminales, Martina” y “sabe decir que no te da poder”. Entonces me puse a investigar. ¿Existe alguna manera más efectiva que otra de decir que no? De acuerdo con distintos estudios científicos, sí.

En un estudio publicado en el Journal of Consumer Research, se demostró la gran diferencia que percibimos si contestamos a algo que no podemos hacerlo, o si contestamos directamente que no lo haremos. En el primer ejemplo se dividió en dos un grupo de 120 estudiantes. Ante la propuesta de aceptar un helado la mitad debía contestar no puedo comer helado y la otra mitad, no como helado. Luego de esto contestaron un cuestionario no relacionado con el estudio (para desorientarlos), y al salir de la sala se les ofrecía como agradecimiento un chocolate o una barra de cereal.

Lo que pasó fue que los estudiantes que contestaron no puedo comer… eligieron de premio comer el chocolate en un 61 por ciento de los casos. Mientras que los que contestaron no como helado sólo eligieron los chocolates en un 35 por ciento de los casos.

Un segundo estudio de los mismos investigadores trabajó con 30 mujeres, divividas en 3 grupos de 10, a las que se les pidió que pensaran en un objetivo a largo plazo referido a ejercicio físico y bienestar y las dividieron en tres grupos de 10. Al grupo 1 se le pidió que si se veían tentadas a abandonar el ejercicio, simplemente dijeron que no. Al segundo grupo se le pidió que ante la tentación contestaran no puedo perderme mi ejercicio, y al tercero, que la respuesta fuera no me salteo mi ejercicio. Luego de 10 días de prueba del grupo 1, tres mujeres cumplieron con los 10 días de entrenamiento. Del grupo 2 sólo una cumplió la rutina y del tercer grupo (las que contestaban yo no me pierdo mi ejercicio) 8 lo cumplieron completo.

Una de las conclusiones fue que las palabras que usamos no sólo sirven para tomar una decisión puntual, sino para alcanzar objetivos a largo plazo. Las palabras que usamos crean un feedback en loop que llega a nuestro cerebro. En el caso de contestar no puedo, el feedback que se repite es de limitación. La terminología indica que nos forzamos a hacer algo que no queremos. En cambio, con el yo no lo hago la respuesta genera una sensación de control y poder sobre la situación. Es el tipo de frases que funcionan para crear nuevos hábitos hacia lo que se quiere lograr. Algo que nos reafirma en lo que soymás que en lo que hago. Esos no alcanzan su máximo poder cuando para decirlos tenemos que dialogar con nosotros mismos. Y la manera en la que los decimos es tan poderosa que nos deja como la víctima de nuestras palabras o como los arquitectos de nuestras decisiones.

#ExpertosZonaJobs – ¿ES IMPORTANTE EL LENGUAJE NO VERBAL?

Hoy en la serie de #ExpertosZonaJobs conocemos a Samanta Capurro, consultora especializada en marca empleadora que nos habló de la importancia del lenguaje no verbal durante entrevistas y la manifestación de nuestra corporeidad a la hora de transmitir de manera efectiva lo que queremos contar.  

Entrevista completa:  #ExpertosZonaJobs – ¿Es importante el lenguaje no verbal?

Asistencia inteligente

Cómo aumentar el saber del ser humano a través de sistemas cognitivos

 

Imaginen que cuando llegan al trabajo tienen sentado junto a ustedes al mayor experto del mundo de su industria, que, además, entiende las cuestiones específicas de su rol dentro de su compañía determinada, en su país y cultura determinada. Al que le pueden hacer consultas de manera coloquial y hasta sabe, por su tono de voz y uso de palabras, si están con problemas o si acaban de tener una idea genial.

Esta es la promesa de la Inteligencia Artificial -IA, programas diseñados para realizar operaciones que se consideran propias de la inteligencia humana- aplicada a las profesiones para darle un nuevo sentido a nuestros roles dentro de las organizaciones. Muchas tendencias de este campo se presentraron IBM World of Watson 2016, en Las Vegas, ante más de 17.000 asistentes.

Un concepto novedoso fue el de pasar de hablar de Inteligencia Artificial a Asistencia Inteligente, que aumenta el saber humano a través de sistemas cognitivos. Estos buscan comprender al profesional en sus necesidades de información e interpretación de datos, pero también tienen en cuenta tanto sus emociones y contexto como el de sus clientes.

Una de las profesiones en las que más avances se han hecho es la medicina, donde, según Ginny Remetty, CEO global de IBM, dentro de cinco años no habrá médicos que no consulten a Watson o a alguna IA para elaborar un diagnóstico complejo. El poder de cómputo e interrelación de datos a prioridesconectados ya ha permitido dar con diagnósticos tempranos que salvaron vidas. Pero la potencia de la IA está permeando cada industria. Ya existen soluciones cognitivas para profesionales en recursos humanos, marketing, comercios, educación y servicios financieros, entre otras.

Estas soluciones aprenden en forma experta, algo que es crítico para los profesionales que necesitan descubrir insights ocultos en su masiva cantidad de datos, para entender, razonar y aprender sobre sus clientes, pacientes, alumnos. ¿Recuerdan Matrix, cuando Trinity se descargaba programas para aprender a pilotear un avión y en segundos era una experta? Bueno, sin necesidad de tener un enchufe en la nuca (menos mal) docentes, abogados, analistas de seguros, artistas podrán aumentar sus conocimientos y experiencia existentes al consultar a estos sistemas cognitivos, sin involucrar a un analista o experto externo. Esto da más poder para tomar decisiones informadas, cambia la calidad de las tareas de operativas a más cognitivas, permite vislumbrar oportunidades y tomar acción con confianza.

En el terreno del marketing, por ejemplo, vienen experiencias realmente distintas. Con el uso de IA se puede aprovechar una variedad de datos de comportamiento para comprender a los clientes y descubrir y crear públicos objetivos. La IA razona continuamente, procesando nuevos datos y modelos de conducta para que los profesionales puedan adaptar su segmentación de clientes rápidamente de acuerdo a los últimos modelos de comportamiento de los consumidores, a través de visualizaciones y representaciones en lenguaje natural. Suena bastante más divertido y desafiante que pasar meses haciendo un relevamiento de mercado.

Las empresas necesitan hoy aplicaciones y servicios de productividad con capacidades cognitivas, que digitalizan el contenido, las conversaciones y los flujos de trabajo para darles poder a sus empleados con la posibilidad de encontrar, conectar y trabajar con los expertos correctos; acelerar el acceso a contenidos y conocimientos relevantes, y proporcionar el tiempo y espacio para trabajar en forma más simple y coordinada. Si la promesa de los sistemas de Asistencia Inteligente se cumple, podremos transformarnos en expertos en cuestión de segundos y realizar actividades más creativas y de mayor valor. Porque, quién no quiere, como Trinity, ser un superhéroe en lo suyo?

¿Cómo usamos el dinero?

Claves para tener un registro correcto y planificar su uso de la manera más eficiente

El dinero interviene en nuestras vidas diarias de una manera casi constante. La plata que ganamos y gastamos es una fuente rica de datos sobre cómo vivimos qué se puede medir y procesar. Y con esa información tomar decisiones que nos ayuden a tener un mayor equilibrio y hasta beneficios que no conocíamos. Como no soy la más ordenada del mundo con el tema, hablé con el economista Ezequiel Baum, fundador de la consultora Trainer Financiero y autor del libro Ordená tu economía (Aguilar), pensado para mejorar la forma en la que nos manejamos con el dinero, para orientarme y tener un mejor registro y uso. Estos fueron los cuatro consejos para llevar a la práctica:

  • Conocer mi costo de vida. La mayoría de las decisiones económicas que configuran nuestro estilo de vida son inconscientes o impulsivas. “Este relevamiento puede ser tedioso como el conteo de calorías, pero nos invita no sólo a reflexionar si todo eso en lo que gastamos nos sirve (o nos hace felices), sino también si es posible obtener esos bienes y servicios a mejores precios o cambiar hábitos para tener un presupuesto más equilibrado”, explica. Si sumamos para un período determinado el valor de todo eso, conoceremos cuánto nos cuesta vivir y podremos evaluar si es posible vivir igual de bien más barato o gastar lo mismo y vivir mejor.
  • Contar con un presupuesto personal para orientarnos. Si nuestros ingresos tienen un número concreto, nuestros gastos, en teoría, no deberían salirse demasiado de esa órbita. En economía lo llaman Restricción Presupuestaria. Sin embargo, sin una planificación prolija, gracias al acceso al endeudamiento que nos posibilitan las tarjetas de crédito, podemos elevar nuestro nivel de vida varias veces más por encima de nuestras posibilidades. El problema es saldar todo eso cuando llegue el resumen. “Si pagamos en muchas cuotas sin interés motivados por vivir cada día al límite, lo más probable es que apilemos cuotas más allá de nuestra capacidad financiera. De ahí al pago mínimo hay un trecho muy corto”, explica.
  • El dinero quieto es un mal hábito. Muchos de nosotros tenemos dinero depositado en el banco o en casa sin que este tenga un destino claro. No se trata de una suma de dinero que podría funcionar como un Fondo de Reserva, sino plata que está perdiendo oportunidades. “Todo el dinero que tenemos puede generar algo de dinero extra si sabemos administrarlo, conocemos los riesgos y el momento en el que creemos que lo vamos a necesitar. Incluso el dinero que usamos a lo largo del mes, podemos colocarlo en fondos comunes de inversión súper líquidos y generar ingresos adicionales de corto plazo. En un mes puede parecer poco, en un año puede ser una diferencia muy interesante y gratis”.
  • Cultivar el hábito de la registración. Saber cuánto ganamos y cuánto gastamos en un período determinado nos puede dar un dato fundamental: saber cuánto podemos ahorrar. En la medida que seamos minuciosos y no subestimemos gastos hormiga (que en el día a día parecen mínimos pero que en un año pueden sumar miles de pesos) vamos a identificar cuánto de nuestro ingreso anual puede ser usado para objetivos de más largo plazo como cambiar el auto, mudarnos o juntar dinero para un emprendimiento. “Si orientamos nuestros esfuerzos de ahorro para alcanzar una meta que tiene un precio (o simplemente queremos ahorrar una cifra) vamos a poder darle seguimiento al impacto que tienen nuestros gastos en la posibilidad de alcanzar más temprano (o más tarde) ese objetivo”, cierra Baum. Bueno, tengo tarea en cada uno de los cuatro puntos, orden, registro, pensar qué hacer con un pequeño ahorro y armado de presupuesto. Manos a la billetera.

Red Hat forum, hacia un ADN innovador

En el marco del Red Hat Forum 2016, tuve la posibilidad de entrevistar a Santiago Lange y de moderar el panel de TELCOS. También de compartir algunas ideas sobre cómo son los líderes de empresas innovadoras ante más de 1000 personas que siguieron muy atentos y con aplausos interminables las historias de Santiago Lange y el discurso de Henoch Aguiar, entre muchas otras emociones. Fue una gran desafío que preparé por meses, valió mucho la pena, gran equipo.

fotomartu img_20161013_175100

jho_3204