Category Archives: Productividad

El efecto del exceso de reglas

No es lo mismo que te orienten sobre qué camino te puede convenir para llegar a un lugar o desarrollar un proyecto a que te marquen la ruta estricta de la que no podés desviarte un centímetro ni decidir el más mínimo movimiento para alcanzar el mismo fin. No trabajamos igual cuando contamos con cierta libertad de acción que cuando estamos encorsetados de principio a fin.

Meghan Biro, experta en recursos humanos y fundadora de la consultora TalentCulture, explica en su libro Employee Experience que cuando las compañías imponen demasiadas reglas se transforman en asesinas de la productividad, ya que estas hacen que las personas se sientan asfixiadas y subvaloradas en su potencial. Y aunque es verdad que muchas organizaciones comienzan a ser más laxas en sus exigencias de tiempo trabajado en la oficina u ofrecen un mejor balance y bienestar personal, aún es alta la burocracia, el exceso de procedimientos y las reglas que están entre las principales razones que nos desmotivan y nos alejan de algo que deseamos cada vez más: autonomía.

Biro describe cómo la reducción de reglas incrementa el cumplimiento de las obligaciones. Las personas con posibilidad de compartir ideas, dar opinión y encontrar un modo de comunicación interna fluido en la oficina se consideran más felices y comprometidas con sus empleadores. Esto implica un estilo de comunicación en el que los directivos comparten información asiduamente y permiten que las opiniones de su equipo trasciendan las jerarquías. Para Eugenio Marchiori, profesor de la escuela de negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, la autonomía (con menos burocracia y reglas) representa una forma de innovación para conseguir un desarrollo sustentable. “La resolución de este dilema se encuentra arraigada en el ADN cultural de las organizaciones. Aunque hay reglas explícitas, las que tienen mayor impacto son las implícitas en la cultura”, dice.

Para Marchiori, las mayores dificultades se presentan en entornos cambiantes con productos y servicios de alto valor agregado. “En este caso las reglas pueden resultar un corsé para la creatividad, el gran daño que produce la burocracia es la pérdida de responsabilidad individual”, opina. Así, las personas se preocupan más por cumplir su parte del proceso sin pensar en las consecuencias de sus acciones. Una organización donde los individuos se apegan a las reglas sin sentido crítico se arriesga a no responder de manera adecuada al entorno.

Para innovar hay que tener libertad, ya que muchas veces las reglas implican falta de confianza y para crear cosas nuevas se requiere confianza. Eso cree Alejandro Melamed, experto en recursos humanos y autor de El trabajo del futuro, y el futuro del trabajo. “Cuando hay tantas reglas estrictas se elimina la agilidad, una palabra clave en el mundo actual de los negocios”, dice. Melamed explica el concepto de Freedom with a Framework, que podría traducirse como Libertad de trabajo, con ciertos lineamientos pero con pocas reglas. Las personas quieren ideas claras, pero también libertad para decidir por cuenta propia, autonomía para definir sus prioridades y flexibilidad para ir ajustando en función de su visión personal y particular. “Las organizaciones que saturan con demasiadas reglas y condiciones infantilizan a sus equipos, ya que en lugar de tratarlos como adultos con capacidad de decisión e innovación, les terminan fijando cada paso que deben dar. Considero que la clave es transformar las reglas por lineamientos, y el pensamiento podría estar más direccionado en fijar los límites y brindar la libertad para actuar dentro de ellos”, cierra.

Dotar de más autonomía se puede intentar en varios niveles: en la tarea, en el equipo, en el tiempo o en las técnicas para llegar a una meta. El autor y emprendedor serial Seth Godin dice que para él el arte consiste en escoger cuáles son sus límites. “Esa es la autonomía que más persigo, la de tener la libertad de elegir mis propios límites.”

Fuente: La Nación

El poder de encontrar el sentido de lo que hacemos

Hace meses que me resuena un mismo tema. Me pongo a escribir sobre cómo ser más productivos y me atrae como un imán poderoso todo lo relacionado a descubrir el propósito de lo que hacemos y lo que nos motiva. Especialmente cuando me encuentro cosas que en ningún momento me pregunté para qué las hago o elijo, simplemente las hago. Hagan la prueba. Piensen en lo que hicieron estos días. ¿Tiene que ver con una elección verdadera o es más producto de la urgencia, para no fallarle a otro, por miedo a quedarse sin ese trabajo, o por simple desidia de no sentarse a armar una rutina que verdaderamente tenga que ver con sus búsquedas más profundas?

Reflexionando sobre esto di con el flamante libro The Power of Meaning (El poder del sentido), de la periodista Emily Esfahani Smith, que propone fijarnos metas ligadas al sentido de lo que hacemos más que en ser felices. Smith despliega a través de investigaciones científicas y vastos ejemplos las cuatro claves que considera que constituyen a la búsqueda de sentido:

El propósito. Ya hablamos varias veces sobre cómo conocer nuestro propósito impacta en nuestra productividad y es una de las claves de lo que nos motiva. Smith despliega diferentes ejemplos de personas con vidas muy distintas, pero traccionadas por propósitos claros. Como el de un exconvicto que lanzó una cadena de gimnasios luego de ayudarse primero a sí mismo y luego a los prisioneros con los que convivía en prisión, o el caso de un hombre que trabajaba como portero en la NASA y que le contestó al presidente Kennedy que su propósito era “ayudar a poner al hombre en la Luna”. Sea lo que sea que hagamos, necesitamos una gran razón que organice nuestras vidas.

Trascendencia. Para mostrar cómo la idea de trascender impacta en nuestra vida, en el libro se describe algo que experimentan los astronautas en el espacio que se denomina overview effect,” la experiencia de ver al planeta Tierra como un todo lejano y ya no poder acercarse a la vida en la Tierra de la misma forma. Para muchos la idea de trascendencia se liga a la creencia religiosa, vida espiritual, o en contribuir a una causa que consideran vital, sea lo que sea, se refiere a ser parte de algo que es mucho más grande que nosotros o que persigue un bien mayor que trasciende nuestra vida.

Storytelling. El cuarto pilar que señala me sorprendió como tal. Pero al leerlo entendí el sentido inmediatamente. Para Smith, poder hacer un storytelling de nuestras vidas, es decir, tomar nuestras experiencias sueltas y poder tejerlas como una narrativa coherente contribuye a ver con claridad el sentido de lo que hacemos. La psicología dice que uno de los bloques base de la construcción de una vida con sentido es la coherencia. Esto significa que las personas que transitan una vida con foco en el sentido no conciben a sus experiencias como aleatorias o desconectadas. Sino que trabajan duro para entender cómo las experiencias encajan juntas en una narrativa que explica no sólo lo que hacen, sino quiénes son y cómo llegaron a serlo.

La pertenencia. Ser parte de una comunidad genera mayor bienestar y sentido. En el libro se muestran ejemplos de comunidades reunidas alrededor de ideas tan distintas como culturas hay en el mundo, con una idea importante: la soledad, de la infancia a la vejez, impacta negativamente en la vida de las personas, en su salud y felicidad. Ser parte de algo, tener un lugar que significa algo para otros, ser nombrados por pares como parte de un interés común le da sentido a la vida. Sea la sociedad nacional de trompetistas o la de vendedores de cortadoras de pasto.

La buena noticia es que no tenemos que viajar a un monasterio budista en la India para preguntarnos por estos pilares en nuestra vida. Podés empezar por uno y trabajarlo ahí donde estás leyendo esto ahora. Yo me quedé pensando especialmente en el storytelling. Y aquí ando, tratando de conectar y entender mis decisiones y elecciones, proyectos y búsquedas como un gran relato que me defina.

Fuente: La Nación

Agendar intervalos como motor creativo

Estamos acostumbrados a marcar en nuestros calendarios las reuniones, los encuentros con amigos, la visita al médico o hasta el turno para las vacunas del perro. Pero, ¿alguien agenda los tiempos entre tareas? Agendar el no hacer puede ayudarnos con nuestras rutinas creativas y a encontrar mejores soluciones a los temas de todos los días.

Tres investigadores de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia demostraron cómo influye el tiempo entre tareas en la calidad de su resultado final. En el paper Switching on creativity: Task switching can increase creativity by reducing cognitive fixation despliegan distintos experimentos que hicieron con grupos a los que les asignaban tareas creativas. De hecho vamos a intentar uno acá: suponé que tenés dos problemas creativos por resolver. ¿Cómo usarías tu tiempo?

A) Usás la mitad de tu tiempo para resolver el primero, y la segunda mitad para resolver el segundo.

B) Vas cambiando entre ambos problemas con intervalos definidos antes de comenzar, por ejemplo, cada cinco minutos.

C) Cambiás entre ambos problemas en los momentos en los que te parece adecuado.

¿Por qué no funciona la tercera opción? Cuando nos enfrentamos a problemas que requieren creatividad, usualmente nos encontramos con estanques creativos sin darnos cuenta, y eso es tiempo perdido en el que empezamos a girar entre los mismos conceptos. Así, la creatividad se vuelve un tanto estéril. No somos capaces de darnos cuenta cuándo es tiempo de seguir adelante. Por el contrario, cambiar regularmente entre dos temas con intervalos pautados resetea nuestra manera de pensar estos temas y nos permite mirarlos desde nuevos ángulos.

Hicieron un segundo estudio en el que se enfocaron en ideación creativa. En ese experimento, no se buscaban respuestas correctas, sino aumentar la creatividad, y el resultado fue el mismo. Un hallazgo del estudio es que las personas tenemos dificultad en identificar el momento en el que el pensamiento rígido se adueña de nosotros. En este caso, los participantes de un brainstorming que no saltaron de una idea hacia otra y se quedaron rumiando por horas las mismas ideas construyeron soluciones muy similares a las que venían construyendo dos horas atrás. Quienes respetaron un tiempo propuesto tuvieron resultados innovadores.

Otros estudios también apoyan la idea de que agendar tiempos de breve ocio entre las tareas aumenta la variedad de ideas. Entonces, entrar y salir a trabajar en las ideas con momentos de desconexión pautados es el arma secreta para dar con eso que buscamos. Agendar conscientemente breaks cuando estés trabajando en tareas que se benefician de un pensamiento creativo ayuda a lograr mejores resultados.

La propuesta de los investigadores es agendarlos como un tiempo más de trabajo, usando una alarma. Cuando el tiempo de trabajo creativo termina hay que parar y simplemente descansar o aprovechar para ordenar el lugar de trabajo, tomar un café o salir a estirar las piernas. Cuando el intervalo termine, volver al trabajo creativo. Cuando sacrificamos los breaks caemos en ideas redundantes. Y no sólo eso, entramos en una inercia de cansancio, mal humor y aburrimiento que resultan en un cóctel malo de digerir. Un modo de testear nuestro proceso de ideación es preguntarse si las nuevas ideas son realmente diferentes o mejores en calidad que las previas. Cuando la respuesta es negativa es cuando más se necesita el tiempo fuera.

Fuente: La Nación

No elijas snooze, es una trampa

Justo ahí, cuando estamos acurrucados en la cama, listos para girar, abrazar la almohada y dormir hasta el fin de los tiempos, suena el despertador. Entonces llega la tentación: ¿hacerle caso a la inevitable melodía y ponernos en movimiento o elegir la seductora dilatación de las obligaciones que propone el snooze?

Mis rutinas de este año me exigen que el despertador suene al menos tres veces por semana a las 5.50. Para los remolones como yo, un verdadero crimen. Todos los días elijo la opción de snooze en el teléfono -el sistema programado para que la alarma vuelva a sonar-, o pongo dos o tres alarmas con diferencia de cinco minutos entre ellas, que es lo mismo. Todo para tener la (falsa) sensación de estar descansando un ratito más.

Sé que no estoy sola en este placer culposo, pero vengo a romper con la ilusión. Más allá de darnos un gusto en ese instante, lo cierto es que le estamos jugando una mala pasada a nuestro cuerpo. El snooze no sólo no aumenta el tiempo de descanso, sino que confunde a nuestro cerebro y nos hace levantarnos más cansados que si hubiéramos puesto los pies en el piso con la primera alarma.

Es que este falso amigo reactiva una secuencia en los ciclos del sueño. Los biólogos Mitchell Moffit y Gregory Brown estudiaron su funcionamiento y explican que el ser humano cuenta ya con un reloj biológico que prepara al cuerpo para salir de las fases del sueño e ir entrando en la actividad con toda una serie de elementos químicos en juego. Y el despertador juega un perverso efecto en este ciclo: en muchas ocasiones, interrumpe esa secuencia de calentamiento de motores, con la que el cuerpo entra en lo que se conoce como inercia del sueño. Un estado en el que no se han completado las fases del sueño y que afectan el despertar.

Y aquí entra el encantador snooze: esta función empeora las cosas al inducir al cuerpo a un nuevo ciclo de sueño, con lo que la sensación de cansancio es aún mayor. ¿Su consejo? Despertarse todos los días a la misma hora, incluyendo fines de semana, y evitar pulsar el snooze por muy cansado que se esté y saltar de la cama al primer aviso.

Es que este falso amigo reactiva una secuencia en los ciclos del sueño. Los biólogos Mitchell Moffit y Gregory Brown estudiaron su funcionamiento y explican que el ser humano cuenta ya con un reloj biológico que prepara al cuerpo para salir de las fases del sueño e ir entrando en la actividad con toda una serie de elementos químicos en juego. Y el despertador juega un perverso efecto en este ciclo: en muchas ocasiones, interrumpe esa secuencia de calentamiento de motores, con la que el cuerpo entra en lo que se conoce como inercia del sueño. Un estado en el que no se han completado las fases del sueño y que afectan el despertar.

Y aquí entra el encantador snooze: esta función empeora las cosas al inducir al cuerpo a un nuevo ciclo de sueño, con lo que la sensación de cansancio es aún mayor. ¿Su consejo? Despertarse todos los días a la misma hora, incluyendo fines de semana, y evitar pulsar el snooze por muy cansado que se esté y saltar de la cama al primer aviso.

Pero al usar el snooze nuestros cuerpos reciben un mensaje confuso: a veces escuchamos el beeep y nos levantamos, otras nos quedamos en la cama otros 10 minutos, otros por 20. Elegir el snooze rompe el link mental entre la alarma y la necesidad de levantarnos, provocando que sea más difícil para nuestro cuerpo aprender cuando necesitamos dejar nuestro lugar de descanso.

Por otra parte, tampoco ofrece beneficios a corto plazo. Tener cinco minutos más se siente bien en el momento, pero ese tiempo no permite entrar en un ciclo de sueño profundo y reparador como para levantarse más fresco que cinco o diez minutos atrás. Mejor entonces poner la alarma a la hora que tenemos que levantarnos y saber que ese sonido reclama ponernos en movimiento. Como todo hábito, llevará unos meses adquirirlo, y una vez incorporado la promesa es que será más fácil de cumplir.

Recién tomé coraje para reprogramar mi despertador y que la alarma suene una única vez. Ya saben qué habrá sucedido si mañana llego tarde al trabajo.

Fuente: La Nacion

La conexión móvil como futuro de todo

Las redes 5G de alta velocidad, próximo escenario de la internet de las cosas, junto con la continua transformación de los teléfonos dominaron la atención del Mobile World Congress 2017, que se realizó en Barcelona

Octubre de 2016 fue un momento de quiebre para el consumo de contenidos digitales. Por primera vez, más sitios web fueron cargados desde dispositivos móviles que desde computadoras de escritorio, un hito que marcó un cambio cultural y de uso en la tecnología en general hacia dispositivos móviles que están 24 horas presentes en la vida de los usuarios. En 2010, apenas el 5% de los contenidos eran consumidos desde plataformas móviles. Este año terminará con más de cinco mil millones de usuarios móviles en todo el mundo.

Esto está potenciado por el avance de redes móviles de alta velocidad, la continua transformación de los teléfonos y la aparición de nuevos dispositivos y contenidos. Todo esto se pudo palpar en una nueva edición del Mobile World Congress 2017 (MWC) en Barcelona, el principal encuentro de movilidad del mundo, a donde más de 110.000 personas llegaron los últimos días de febrero.

Como cada año, las marcas aprovecharon para presentar sus últimos modelos de teléfonos, aunque en esta edición el tema más importante giró en torno a las futuras redes, las que conectarán a todos los objetos. Las redes 5G serán las que habilitarán a la llamada internet de las cosas (IOT) y fueron las que dominaron la atención de todo lo que ocurrió durante cuatro días en el predio de la FIRA Europa, un encuentro cada vez mejor organizado tanto en la feria con sus stands, como en las calles con un transporte público.

Para los smartphones, igualmente, no faltaron aplausos. Y, a tono con lo que ocurría alrededor, también ponían el foco en lo que vendrá: la definición de estándares para construir las redes de próxima generación, que conectarán también a los teléfonos, pero para hacer cosas más sofisticadas que simplemente contactar personas. El regreso de Nokia y Blackberry capturaron el interés de los visitantes que demostraron que la nostalgia es un factor de peso. Sus fabricantes volvieron a presentar equipos y ahora sólo resta que lleguen al mercado para saber si se ubicaron a la altura de las demandas actuales de los consumidores.

En paralelo se vieron los primeros vehículos tripulados de manera remota, dispositivos con los que se controlará todo el funcionamiento del hogar -todo-, nuevas aplicaciones de realidad virtual para el comercio móvil, sensores aplicados a vestidos que cambian de color según las emociones de quien lo lleva, etcétera. Cientos de novedades que confluían en un punto en común: 5G. ¿Por qué tanto énfasis? Porque si a esto hay que sumarles los robots, los drones, la inteligencia artificial puesta sobre espejos que hablan -como el de la bruja de Blancanieves-, y el advenimiento masivo de los pagos móviles, las redes tendrán que funcionar con altos niveles de eficiencia. Es como si fueran los instrumentos de una gran orquesta.

Estas nuevas redes comenzarán a desplegarse en 2020. Hoy están poniéndose a prueba diversos estándares para saber cuál funcionará mejor. Los fabricantes de teléfonos y equipamiento crean ambientes y experimentan qué tal va el funcionamiento de uno y otro aparato. Y eso se vio a lo largo de los tres kilómetros de extensión que posee el predio ferial donde se realiza el Congreso Móvil. Mientras los avances se advertían desde los nuevos paradigmas de redes, se notaba también un cierto dejo de nostalgia. Teléfonos, periféricos y accesorios con la última tecnología, pero con diseños retro. Un vintage tecno que combina lo mejor de estos tiempos con las añoranzas de los primeros vínculos con los dispositivos electrónicos.

Fue la razón por la que esta edición del MWC 2017 llevó como slogan “El próximo elemento”. Mientras para algunos el quinto elemento es internet, en la bella ciudad española ese quinto elemento es lo móvil que, inexorablemente, está vinculado a la Red. Como estará dedicada sólo a las cosas, el desarrollo de 5G implicará la construcción de infraestructura que tendrá que funcionar con niveles de eficiencia mucho más altos que los vistos hasta ahora. Es que de estas redes dependerán los avances que se impulsen en materia de ciudades digitales, de autos conectados, de comercio y pagos móviles, de marketing digital, seguridad ciudadana, de disponibilidad de datos de salud, y un sinnúmero de etcéteras, muchos de los cuales aún están por venir.

Los nuevos equipos. Pero los teléfonos se llevan siempre su parte. El mundo es cada vez más móvil, como Barcelona en estos días. Es la computadora que llevamos en la punta de los dedos, así que vale hacer un repaso sobre los equipos que se mostraron en la edición 2017 y que pronto llegarán a la Argentina.

Alcatel, bajo el paraguas de TCL, concentró su energía en propuestas frescas pensando en un público joven. Presentó los modelos U5 y A3. El primero está dotado de 4G y pantalla de 5 pulgadas que llegará a la Argentina a finales de mayo, a unos $3300 liberado. El segundo es aún más importante desde su configuración: cuenta con una cámara frontal de 8 megapíxeles para las selfies y una cámara trasera de 13 megapíxles con flash LED. En el país se comercializará la versión XL del A3, que es de 6 pulgadas, y se espera que cueste cerca de $6000, llegando el segundo semestre de este año. Con cubierta rosada o negra, es liviano al agarre y una opción para los amantes de las pantallas grandes. También habrá una versión un poco más pequeña pensando en los bolsillos de los pantalones de los hombres de un 5,5 pulgadas que rondaría los 5000 pesos, también este año.

“En la Argentina hay un 46% del mercado celular que aún conserva equipos viejos, sin tecnología smart ni conectividad 4G. En ese sentido, hay mucho por hacer, desde el punto de vista del recambio como de la cantidad de servicios que se pueden desarrollar a partir de una mejor conectividad y funcionalidad de los equipos, como pueden ser los pagos móviles. Los argentinos, además, ven el celular como accesorio de estilo, y el proceso de decisión de compra incluye tanto elementos racionales como precio y prestaciones, como factores emocionales”, describe Fernando Verrúa, director general de Alcatel Argentina, Uruguay y Paraguay.

La japonesa Sony presentó el Xperia XZ Premium, dotado de una pantalla de 5,5 pulgadas 4K y HDR, una pantalla con sensor Exmor de 19 megapíxeles de resolución, procesador Qualcomm Snapdragon 835, 4 GB de RAM, batería de 3220 mAh con carga rápida Quick Charge. Se suman un lector de huellas dactilares en el borde lateral, protección Gorila Glass 5, resistencia al agua y al polvo y Android 7.1. Llegará a la Argentina este mes.

La compañía china Huawei, que se afianza como tercer fabricante global, puso todas las fichas en el P10, evolución de los modelos anteriores, con una pantalla de 5,1 pulgadas Full HD, procesador Kirin 960, 4GB de RAM, almacenamiento expandible y una batería de 3200 mAh. Se destaca por un sistema de cámara con dos lentes con tecnología Leica. Por ahora, al país llegará su modelo anterior, el P9, también este mes.

Un teléfono que se presentó en Barcelona y casi en simultáneo llegó a nuestro país es el MotoG5, que sigue la línea de rango medio, aunque con Android 7 y diseño metálico en dos modelos: el Moto G5 Plus posee procesador Snapdragon 624 y 3GB de RAM, mientras que el Moto G5 cuenta con Snapdragon 430 con 2 GB de RAM.

Muchos señalaron al G6 de LG como uno de los mejores teléfonos de esta feria. Tiene pantalla de 5,7 pulgadas y bordes mínimos que dan la sensación de una pantalla más amplia (como el nuevo S8 de Samsung). Con cuerpo de aluminio y vidrio, resistente al agua y al polvo, su procesador es un Snapdragon 842, 4GB de RAM y batería de 3300 mAh. No se sabe cuándo llegará a la Argentina.

Samsung en esta edición no presentó smartphones y esperó unas semanas para mostrar su nuevo modelo S8, en Nueva York, con un despliegue que buscó dejar atrás un año duro, entre las explosiones de su modelo Note7 y escándalos de su plana gerencial. El S8 cumplió con creces con casi todo el frente del equipo, como pantalla sin bordes que permite una sensación de pantalla de mayor tamaño, pero manteniendo sus 5,8 pulgadas. También podrá usarse como computadora de escritorio con DeX, una base que permite utilizar el teléfono conectado a un monitor y estará disponible en junio en nuestro país.

En el MWC, la surcoreana se concentró en las tablets Galaxy Tab S3 y Galaxy Book, ambas con diseño muy atractivo y un agarre y sentido al tacto confortables. También para el trabajo móvil, Alcatel presentó un equipo 2 en 1, el PLUS 12 con Windows 10, que cuenta con un monitor full HD de 12 pulgadas, estética de diseño elegante y metálica y con un peso muy ligero de sólo 990 gramos, con conectividad 4G/Wi-Fi y una cámara frontal de 5MP, parlantes duales y un micrófono digital. El teclado que es removible y 4G LTE, sirve como un punto de acceso a Wi-Fi para hasta 15 dispositivos

Añoranza de viejos tiempos: la china TCL tomó también la licencia de la marca Blackberry y presentó el modelo KeyOne, que recupera el teclado físico equipado con sensores que activan funciones mediante el movimiento de los dedos sobre sus teclas. La pantalla es de 4,5 pulgadas, con protección Gorilla Glass 4 contra golpes y rayones. Dotado de procesador Snapdragon 625 y 3GB de RAM, su batería de carga rápida ofrece 3505 mAh mientras que su cámara posee un sensor Sony IMX378, el mismo de Google Pixel. Este mes se lanza a nivel global y podría llegar a América latina en la segunda mitad del año. ¿Querrán los usuarios volver a las teclitas?

También en onda retro, Samsung presentó la nueva versión de su S Pen, cuyo diseño emula al famoso lápiz de grafito Noris Styler de Staedtler. Sólo que su capacidad le permite detectar hasta 4096 niveles de sensibilidad y escribir y almacenar memos aún cuando la pantalla de las tablets están apagadas. Nokia, por su parte, sorprendió su regreso con el clásico modelo 3310, teléfono básico con pantalla color de 2,4 pulgadas, sistema operativo Series 30+ y funciones limitadas de acceso a internet, como Facebook Messenger, conectividad 2G y el navegador Opera Mini. La cámara es de sólo 2 megapíxeles, pero su batería dura 31 horas en espera y 22 horas de tiempo de llamadas. Es un teléfono que funciona como teléfono más que como cualquier otra cosa.

El futuro del mercado también estará marcado por lo que ocurra con las nuevas generaciones de usuarios. Ellos llevarán el uso de los smartphone a la categoría de primera pantalla. Según un estudio desarrollado por IMS en septiembre de 2016, los millennials y Gen Z, chicos de entre 18 y 34 años de edad, pasan 33 horas por semana conectados a los dispositivos móviles (en contraposición con las 14,4 horas semanales offline). Los argentinos pasamos un promedio de 9,8 horas semanales conectados en smartphones siendo los quintos de la región latinoamericana, con un promedio de 11,1 horas de uso, en donde el tiempo de conexión sólo a través de este tipo de dispositivos ya supera el tiempo frente a la TV.

Los más creativos

Lejos de los teléfonos, televisores y autos conectados, siempre hay lugar en el MWC para dispositivos de menor porte, pero que sorprenden por su utilidad y creatividad. Por ejemplo, el cargador más delgado del mundo, presentado por una startup israelí. Su nombre es Kado Wallet y se puede guardar en la billetera ya que es apenas más ancho que una tarjeta de crédito, cinco veces más delgado que un cargador tradicional. También presentaron uno del ancho de un lápiz para cargar computadoras. La compañía CooperVision, por su parte, desarrolló una nueva línea de contacto que apunta a reducir la fatiga y la sequedad visual que producen los dispositivos digitales. Poseen un polímero que mantiene la humedad ocular. Son ideales para quienes pasan frente a una pantalla digital dos horas o más. Estas lentes se pueden llevar durante todo el día y prometen ser un aliado para que el uso cada vez más extendido de pantallas no afecte la visión.

Quizás el dispositivo más loco de la feria es Moocall. Si un Baby Call ayuda a los padres a estar relajados cuando su bebe duerme, un llamador que haga lo mismo con las vacas aportará su cuota de colaboración en el campo. Moocall es un dispositivo de uso animal que ayuda a controlar el estado del embarazo de las vacas mediante el control de los movimientos de la cola. Cuando el mamífero está a punto de parir sufre contracciones. A través de una malla de sensores de silicona, el Moocall detecta y analiza la frecuencia de esas contracciones y envía el alerta a su dueño o al veterinario a fin de que todos se preparen para el parto.

Fuente: La Nación

La empatía, una cualidad que cobra fuerza

A principio de este año, en el marco de su reunión anual en Davos, investigadores del Foro Económico Mundial pronosticaron que los trabajadores perderán unos cinco millones de empleos antes de 2020, que pasarán a ser realizados mediante robots.

En este contexto, delinearon algunas de las habilidades sociales o blandas que las personas debemos desarrollar para tener un lugar en los empleos del futuro: buena comunicación, resiliencia y empatía son tres de las principales.

Pero empatía no está en la currícula de ninguna carrera, al menos por ahora. Y aunque no se estudia, y a algunos les es más natural que a otros, se puede ejercitar: estar más atentos al entorno, mejorar la escucha y ponerse en el lugar del otro son los tres pasos principales para hacerlo.

Hace un tiempo hablamos desde este espacio de la escucha activa y del concepto de ser trampolines o ser esponjas en nuestro modo de escuchar, conceptos que proponen Zenker y Folkman, dos economistas que estudian tipos de interacciones en el ámbito empresarial. Como esponjas absorbemos lo que escuchamos, en silencio, lo que nos gusta o no, sin generar ningún lazo con el que habla ni con lo que dice, más que corregirlo. Como trampolines somos plataformas en las que las ideas de los demás pueden saltar, balancearse, tomar envión y enriquecerse. De esta manera logramos empatizar con la persona y su discurso. Abrirse a una escucha activa que no busca anticiparse, sino entender y ayudar, es un ejercicio que impulsa la empatía.

Ponerse en el lugar de los demás es algo que oímos tanto y que ejercitamos tan poco. Un gran proyecto para aprender a hacerlo es Enotroszapetos.org, perteneciente al Laboratorio de Ideas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Un proyecto del BID para hablar de diversidad que es #EnOtrosZapatos (EOZ) con foco en toda América latina y un propósito: fomentar la empatía como valor. EOZ se estructura a partir de siete historias de personajes que representan a minorías construidas sobre la base de hechos y datos reales. Cada una de ellas, con cerca de ocho finales posibles, que el usuario va eligiendo para vivir de manera audiovisual y lúdica desde el celu o una computadora.

Dentro de las reacciones concretas que generó esta página, en Colombia, un profesor propuso EOZ como ejercicio de clase para abordar un caso severo de bullying a una alumna lesbiana. Todo el curso recorrió la historia de una chica lesbiana por varios días. Luego de esto, la relación entre ella y sus compañeros mejoró notablemente y ella misma relató en la plataforma el cambio que esto supuso para su vida. Ahora se está trabajando en la octava historia en conjunto con la Procuración Penitenciaria de la Nación Argentina, sobre una mujer privada de su libertad.

Otro ejercicio interesante propone Clayton Christensen, que en su libro El ADN de los innovadores habla de hacer un zoom in sobre las cosas de todos los días. Se refiere a contemplar el trabajo diario desde la mirada de cada una de las personas que conforman el ecosistema que se habita. Cuenta allí el caso del director de una clínica que visitó la institución durante un mes con los ojos de un paciente, del familiar de un enfermo terminal, de una enfermera que se quiere jubilar, del médico estrella, de un proveedor de insumos, un visitador médico, un pintor, una mujer que quiere ingresar por su voluntad para combatir una adicción, entre otros. Ponerse en el lugar de los otros le permitió redescubrir su institución e, inmediatamente, pensar decenas de cambios y mejoras.

Escribiendo esto me acordé de una canción de León Gieco que dice: “Por lo general, a la gente si no le pasa no siente”. Ojalá podamos intentar algo de todo lo de arriba, sin llegar a tener que estar obligados a hacerlo.

Fuente: La Nación

El motor de nuestras motivaciones

La dupla de Lucas y Mariano ganó el concurso de innovación en marketing del que participaron equipos de todo el mundo en una empresa alimenticia. Lucas, que esperaba una ovación de sus colegas y la confirmación de su traslado a las oficinas de México, se sintió frustrado al ver que sólo dos o tres lo felicitaran y que su jefe parecía no darle mayor importancia que la de un “proyectito interno”. Mariano quedó satisfecho. El tema de su proyecto lo apasionaba y, apenas se enteró del reconocimiento, pensó en cómo escalarlo hacia un producto que saliera al mercado. Describió su experiencia en el blog corporativo invitando a que todos los que tuvieran ganas de explorar una pasión lo hicieran a través del concurso que a él le había cambiado sus últimos seis meses de trabajo.

No todos tenemos las mismas motivaciones. No hay buenas o malas, pero su origen marcan la manera en la que experimentamos alcanzar nuestras metas. El origen de nuestras motivaciones es una de las ideas que explora en su libro Drive el experto en comportamiento Daniel Pink. Para hacerlo introduce los conceptos de personas Tipo X, con motivaciones extrínsecas, y Tipo I, de motivaciones intrínsecas. Las personas con motivaciones tipo X son movidas más por las recompensas externas que por la satisfacción inherente a lo que hacen. En el opuesto, las personas del tipo I se mueven y motivan por un propósito, un deseo de trascendencia o de hacer algo que valga la pena.

Las motivaciones extrínsecas no dependen de nosotros y esto presenta varios problemas. Pink utiliza la idea del hombre corriendo la zanahoria atada en la punta de un palo y dice que apostar a las motivaciones extrínsecas termina apagando las motivaciones internas, disminuye nuestra performance, destroza la creatividad, puede tentar malas conductas y atajos poco éticos, volverse adictivas y generar un pensamiento cortoplacista.

Y ninguno de nosotros es ciento por ciento sólo de uno de estos modos, pero si nos ponemos a analizar a nuestro alrededor y nuestros propios casos, no es difícil encontrar patrones para ponernos de un lado o del otro. Esto no significa que los tipo X nieguen la satisfacción inherente de eso que hacen, o que el tipo I niegue los beneficios que vienen del exterior. Pero para el tipo X la mayor recompensa es la externa y la satisfacción íntima es bienvenida, pero secundaria, y para el tipo I el principal motivador es la libertad, el desafío, el propósito que subyace en la tarea, y los premios son celebrados, pero sólo como un bonus.

Tipo I se hace, no se nace. Esta motivación surge de las circunstancias, del contexto y de la experiencia. Algunas de sus características, según Pink:

En el largo plazo rinde más. Alcanza más y mejores metas que el tipo X motivado por los premios externos, aunque no es siempre así en el corto plazo. Un foco fuerte en premios externos puede dar resultados consistentes y rápidos, pero es difícil de sostener. La gente más exitosa no es la que está persiguiendo las nociones típicas de éxito. Trabajan duro, persistiendo ante las dificultades y en una búsqueda de resultados que duren en el tiempo.

El valor del dinero y el reconocimiento importa, pero no es el fin. Tanto a las personas tipo X como tipo I les interesa ganar dinero por su trabajo. Lo mismo ocurre con el reconocimiento. A los tipos I les gusta ser reconocidos, porque es un tipo de feedback, pero para los X es un fin en si mismo. Lo hacen para recibir la palmada en la espalda, en casa, con los amigos, en el trabajo.

Fuente renovable de energías y bienestar. Abundan los estudios científicos que sostienen que las personas orientadas a mayor autonomía y propósito tienen más autoestima, mejores relaciones interpersonales y bienestar personal que los tipo X. Las motivaciones del tipo I suelen estar ligadas a algo que nos trasciende, pero se las subestima por “blanditas” o idealistas, pero la ciencia dice lo contrario. En épocas de súper avance tecnológico, el propósito, la pasión y motivación son un diferencial que puede marcar nuestro “éxito” como personas.

Fuenta: La Nación